Gira al Parque Nacional Carara. 3 de julio 2010

10 07 2010

El sábado 3 de julio, había acordado reunirme con algunos estudiantes para visitar el Parque Nacional Carara. La bióloga Ana Victoria Wo Ching, se apuntó a este viaje. Tomamos el bus poco antes de las seis en la estación de la Coca Cola y luego de unas dos horas, llegamos a Carara. El pasaje costó cerca de 1500 colones, bastante económico en realidad.

El día estaba soleado y bonito en el Parque.  Esperamos por si llegaba algún estudiante, y mientras tanto, un gentil guía llamado Freddy Villarreal  (tel. 2637-0523)  nos invitó a que nos uniéramos a su “tour”. El mismo incluía una caminata por el Sendero de la Laguna Meándrica y algunos sitios poco visitados donde, entre otras aves, quizás podríamos ver muchas lapas y algún mosquero real Onychorhynchus coronatus. El recorrido sonaba muy tentador, sin embargo, declinamos la oferta y optamos por ver un poco más cerca de la recepción antes de adentrarnos en los senderos Universal y Quebrada Bonita.

A la par de la recepción estaba anidando una pareja de Pachyramphus aglaiae. Freddy nos dijo que estaba transportando el material del viejo nido a otro sitio. El nuevo nido, en forma de bolsa, parecía ya casi terminado.  Poco antes de entrar al Sendero alcanzamos también a ver a algunos individuos de Euphonia affinis cerca de unas enredaderas.  En la zona abierta también vimos a Turgus grayi, Thraupis episcopus y en un árbol a un Phaeochroa cuvierii.

Ya en el sendero, escuchamos algunos gritos que también parecían ladridos, pero lo más probable es que se tratara de un grupo de personas viendo el partido del mundial de futbol Alemania-Argentina en algún lugar fuera del Parque. Seguimos y entre otras aves vimos a la paloma coliblanca Leptotila verreauxi y escuchamos a un Thryotorus rufalbus.

El sendero Universal es plano y ancho, lo cual permite buscar aves sin tener que preocuparnos por tropezar y caer o por pisar a una serpiente (aunque eso podría pasar de todos modos).

Si bien nuestro principal objetivo eran las aves, no pude evitar aprovechar la gran cantidad de hongos, para tomarles fotos. Estos son algunos ejemplos:

Esta foto la tomé viendo de abajo hacia arriba y se puede apreciar  la gran cantidad de mosquillas que de algún modo están sacando provecho a estos hongos.  El hongo parece ser una especie de Auricularia sp. por su forma de oreja gelatinosa. Algunas auricularias son llamadas Oreja de Judas y son comestibles.

Esta otra especie, conocida como “copita” o Cookeina speciosa, también abundaba en el sendero.

Desconozco el nombre de este hongo:

Dos especies más y volvemos con las aves:

Esta belleza se llama Tremella fuciformis y es un hongo gelatinoso que es muy apreciado como alimento y además tiene usos medicinales.  Sin embargo, si desean comerlo, que sea bajo su propio riesgo.

Estos otros honguitos pertenecen al género Geastrum y son conocidos como estrellas de tierra.

Ahora sí…pero antes de ir a las aves, quiero mostrarles un pequeño animal que nos llamó la atención:

Como pueden observar, este insecto tiene apariencia de hormiga, pero patas semejantes a las de un saltamonte. Revisando con Victoria,  optamos por que era un ejemplo de mimetismo de hormiga o como llaman en inglés “ant mimicry” es decir, algunas especies han adquirido una apariencia semejante a la de las hormigas para defenderse de los depredadores, esto porque las hormigas a menudo tienen mal sabor y son agresivas. ¡Verdaderos maestros del engaño!

De las aves que vimos, la que quizás me gustó más fue el Tinamus major.  Esta ave se vale del camuflaje para esconderse de posibles depredadores. Y luego que la vimos atravesar el sendero, nos costó un poco encontrarla hasta que la observamos inmóvil y no lejos, intentando pasar desapercibida.

Vimos a un macho de Trogon rufus que también se dejó observar algunos momento. Me llamó la atención su tamaño pequeño. En la foto se ve su perfil.

En una rama alta vimos a un Notharchus hyperrhynchus que acababa de comer algo después de golpearlo contra la rama.

Fue genial estar cerca de un “lek” de Manacus aurantiacus. Los machos se reunen en grupos y realizan un despliegue que incluye un sonido similar al golpear de dos rocas. Pero en realidad, lo realizan al golpearse las alas. Al final no pudimos apreciar bien el “baile” pues justo en ese momento pasó un grupo de estudiantes y además, creo que nuestra presencia también afectó un poco.

Otras aves que vimos fueron Thryothorus semibadius, Todirostrum cinereum, Phaethornis superciliosus, Platyrinchus mystaceus, Oryzoborus funereus (la hembra), Piaya cayana, Arremon aurantiirostris y creemos haber escuchado a Saltator striatipectus y a Columba nigrirostris.

También vimos una especie de planta endémica amenazada,  el cafecillo o Erythrochiton gymnanthus. Esta planta pertenece a la misma familia que las naranjas y limones, la familia Rutaceae.  Mery Ocampo, encargada de cátedra de la UNED ha estudiado mucho esta planta.

Además de las aves, vimos varias guatuzas, a un mono carablanca y a un oso hormiguero. Este último me provoca un poco de tristeza, pues si ustedes se ponen a observar a los animales atropellados, es muy común encontrar a osos hormigueros muertos. Me parece que no les ayuda su visión tan limitada. Nosotros estuvimos a corta distancia y parece que nunca se percató de nuestra presencia. En una autopista no tendría ninguna oportunidad.

También vimos una cantidad enorme de lagartijas. Y vimos también mucha gente, algunos de ellos estudiantes ticos y otros extranjeros. El bosque es precioso y me alegra que las personas lo disfruten.  Por cierto, espero llevar al grupo de Conducción de grupos en la naturaleza a este parque. Ojalá nos vaya bien.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

11 07 2010
Mónica Álvarez Ch

Que bueno! Se ve que estuvo muy bonita la gira y que observaron bastantes aves . Saludos.

11 07 2010
observadoresdeavesuned

Gracias Mónica. Carara es un sitio muy lindo y cercano. Se ven más hongos, plantas y reptiles que aves, pero las aves que vimos valieron la pena. Espero que les esté yendo bien a ustedes. Chao, Rose Marie

8 11 2013
Luis A. Mena Aguilar

Con respecto al Cafecillo (Erytrochiton gymnanthus), les informo que existe una población muy abundante en la Reserva Karen Mogensen de ASEPALECO, en las montañas de la Península de Nicoya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: